Una misión de observación internacional enviada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) “evalúa el período preelectoral, el día de las elecciones y el período postelectoral mediante una observación completa y a largo plazo”, es decir, desde que se abre el proceso de Registro Electoral, se organiza “la delimitación territorial, el uso de tecnologías electrónicas y se formulan las denuncias electorales”.

Así lo contempla la Declaración de Principios para la Observación Internacional de Elecciones, acuerdo celebrado el 27 de octubre de octubre del 2005 al que tuvo acceso este rotativo.

La “legimitidad” del desarrollo y el resultado de las elecciones presidenciales previstas para el 20 de mayo sigue en el ojo del huracán por lo que representantes del Gobierno del presidente Nicolás Maduro y el candidato opositor Henri Falcón, acudieron esta semana a la sede de la ONU, en Nueva York, a solicitar la presencia de una “comisión exploratoria”.

Su papel, según expresa el documento, es con el fin de “brindar recomendaciones para mejorar la integridad y la eficacia de un proceso electoral”, además de “examinar las condiciones con el derecho al voto” y “no está interesada en ningún resultado en particular” sino que estos sean transmitidos “de forma transparente y oportuna”.

De igual manera sus miembros pueden informar, declarar y emitir recomendaciones sobre el proceso que están evaluando. Por otro lado, “no deben aceptar financiamiento, ni apoyo de infraestructura del Gobierno del país donde se celebre dicho proceso”.

El texto también aclara que una organización “no debe enviar una misión de observación a un país en condiciones que hagan probable que se interprete que su presencia le otorga legitimidad a un proceso, claramente no democrático y deben formular declaraciones que confirmen esta acción”.

Asimismo, el país que solicite su participación debe emitir una invitación con su voluntad de aceptar la misión “con suficiente antelación que le permita hacer un análisis sobre el proceso, así como garantizar el acceso sin trabas a todos sus integrantes y poder emitir declaraciones sin interferencias (…)”.

La presencia de una representación enviada por la ONU sería un hecho inédito para Venezuela donde en 18 años ya suma 24 contiendas electorales.

Fuente: El Panorama